Ir al contenido principal

Hace 100 años... Las hazañas de Juanillo el de Molares


     El 14 de junio de 1912 se producía en Madrid un estreno muy sonado, Las hazañas de Juanillo el de Molares; un pequeño entremés cómico de los hermanos Álvarez Quintero, en el que un joven molareño cuenta a su novia sus fabulosas aventuras en la guerra de África.

Portada de la primera edición (1912)
[Para leer la obra completa pincha aquí]

     La razón de tan pomposo estreno tiene su origen unos años atrás, y se enmarca en la política colonial en el norte de África. A comienzos del siglo XX España había perdido casi todas sus colonias históricas, pero entonces comenzó a volcarse con Francia en el reparto territorial del sultanato de Marruecos. Este intervencionismo provocó repetidos problemas con la población local, y en 1909 un enfrentamiento con las tribus rifeñas motivó la movilización de 40.000 soldados españoles, entre ellos algunos molareños. Esta guerra no sentó bien a buena parte de la población, pues se reclutó a gente de la reserva mientras los hijos de los ricos se libraban, pagando, del servicio militar. El gobierno era consciente de la impopularidad de esta política, y no perdía ocasión para hacer propaganda de los valores patrióticos y el sacrificio de la intervención. La más importante se le presentó con la muerte del cabo Noval, en septiembre de 1909. Durante una incursión enemiga en el campamento español del Zoco del Had, los rifeños lograron provocar la confusión haciéndose pasar por españoles. El cabo Noval, próximo a ellos, se dio cuenta del engaño, y al ver que sus compañeros bajaban la guardia gritó: “¡Siga el fuego que son ellos!”. En el cruce de disparos murió también el cabo. Según otra versión más legendaria, este militar fue apresado por los rifeños y luego obligado a entrar como cebo en el campamento español. El cabo lo hizo, pero al ver que sus compañeros bajaban la guardia a su entrada, comenzó a gritar: “¡Tirar, que vengo entre moros!”, y se produjo la refriega en la que murió el heroico cabo.

Monumento al Cabo Noval en los jardines de la Plaza de Oriente (Madrid)
     Tratado como héroe de guerra, se le ofrecieron multitud de homenajes. Con el objeto de reunir fondos para erigir un monumento en su honor, a comienzos de 1910 se constituyó en Madrid una “Junta de Señoras” formada por mujeres de la aristocracia, entre las que se encontraban la escritora Emilia Pardo Bazán y la Marquesa de Squilache. El monumento, obra del escultor valenciano Mariano Benlliure, se instaló en los jardines de la Plaza de Oriente de Madrid, y se inauguró el 8 de junio de 1912. Para terminar de sufragar los gastos, la Marquesa de Squilache convocó una fiesta literaria benéfica en su palacio de Villahermosa (actual Museo Thyssen-Bornemisza) para el viernes siguiente, 14 de junio, con un programa compuesto casi en su totalidad para esa función. Acudieron más de 600 personas, procedentes de la alta sociedad y de la política española. Incluso el rey Alfonso XIII y el resto de la familia real estuvieron presentes.
Ricardo Simó-Raso (Juanillo)
          La velada comenzó con la pieza teatral El baile de la embajada, de Manuel Linares Rivas, interpretada por Loreto Prado y Enrique Chicote. A continuación, Jacinto Benavente leyó un discurso. Luego se estrenó Las hazañas de Juanillo el de Molares, de los hermanos Álvarez Quintero, con Rosario Toscano en el papel de Maruja y el actor y director teatral Ricardo Simó-Raso en el papel de Juanillo. Además, se dio otra pieza anterior de los Quintero, Los chorros del oro. Finalmente, los actores italianos Starace y Sainati representaron Calvario.
Rosario Toscano (Maruja)
         La fiesta fue todo un éxito. A partir del sábado, Juanillo el de Molares se comenzó a representar con los mismos actores para el público general en el teatro Cervantes, como entremés de piezas mayores. Allí estuvo en cartel al menos hasta finales de 1913. Desde entonces, la obra se ha representado intermitentemente hasta nuestros días. En 1913 la encontramos en el Gran Teatro Español de Barcelona; en abril de 1916 se volvió a estrenar otra vez en Madrid, y unos años más tarde, en 1921, fue de nuevo utilizada en una función benéfica para los heridos en Melilla. En junio de 1930, finalizando la Exposición Iberoamericana de Sevilla, dos niños la representaron para una fiesta escolar en el Pabellón de México.
        En Los Molares también se ha interpretado algunas veces, aunque no es demasiado conocida. El teatro de los hermanos Álvarez Quintero va pasando de moda en nuestros tiempos, ya que representa una visión idealizada e idílica de la sencillez y chispa andaluzas. Pero al margen de ello, no debemos llevarnos a engaño. Las hazañas de Juanillo el de Molares no encarna a un molareño exagerado y presumido, aunque sea éste el fundamental valor cómico de la obra. Tras las fantasías de Juanillo se encuentra la necesidad de evadirse de las penalidades del frente de batalla, y sobre todo, no preocupar a sus seres queridos, como declara al público en su intervención final:
     “Por la mujé der Sí Campiadó no se cambia eya con este novio. Más tonta es que Pinito: se cree to lo que yo le cuento. Y me alegro. Así no se entera de lo malo. ¿Qué vi a contarle? ¿Las penas e la guerra? ¿Lo que le entra a uno cuando ve caé a su lao a un compañero? ¡Eso se quea pa mí! Vengan unas parmitas pa eya, otras pa un servidó, la voluntá de tos pa que güervan pronto los que ayí están... y de lo más sano der corasón un recuerdo de siempre pa los que ayí se quearon por siempre. Lo píe Juaniyo er de Molares.”
Ezequiel Gómez Murga
Pablo J. Ramírez Moreno
José Antonio Alcántara Castillo

Comentarios

Entradas populares de este blog

El castillo abrirá al público los primeros domingos de cada mes

Coincidiendo con el nuevo Mercado de Artesanía, que tiene lugar el primer domingo de cada mes en la Plaza Duque de Alcalá, el Castillo de Los Molares abrirá al público para visitas guiadas.
Las visitas correrán a cargo de la Asociación Feria de la Seda, y las reservas se podrán hacer de forma anticipada en esta misma página o el mismo día en el estand de la asociación.

Esta nueva oferta cultural se suma a las visitas concertadas (especialmente de grupos escolares) que ya venía gestionando con gran éxito el Ayuntamiento de Los Molares.


Apertura del CASTILLO DE LOS MOLARES

El próximo Domingo día 11 de Marzo vuelve a abrirse al público, para visitas turísticas, el Castillo de Los Molares.
El horario durante los meses de Marzo y Abril será: Marzo: Domingos: de 16:00 h. a 18:00 h. 
Abril: Domingos: de 17:00 h. a 19:00 h. El día 1 de Abril (Domingo de Ramos) permanecerá cerrado.
Dentro de esta misma visita cultural podrán disfrutar de la proyección audiovisual “La feria de la Seda” y visitar la exposición “Un paseo por nuestra historia”.

El precio será de 2 €. Los residentes en la localidad podrán hacerlo gratuitamente. Para visita de grupos concertados, en otros horarios, podrán dirigirse al teléfono del Área de Cultura del Ayuntamiento de Los Molares en días laborales de 9:00 h. a 15:00 h.